martes, 23 de octubre de 2007

El cansancio pesa

Y aún no hemos empezado con la campaña oficial. Ni siquiera con la precampaña oficiosa. Pero estamos en una postcampaña constante. Y eso cansa.

Además, hay que tener en cuenta que, cuando uno quiere estar siempre en los medios, tiene que hablar mucho. Y claro, la probabilidad de meter la pata, aumenta. Si no, que se lo pregunten a Mayor Oreja.

Ayer le tocó a Rajoy, que empieza a transmitir lástima entre los votantes con mayor nivel de estudios y discernimiento. Alguien debería decirle que eso es bastante peligroso, pero si en su propio gabinete no son capaces de disuadirle de salir tanto o en los medios, ¿qué le vamos a pedir?

¿Que vigile para que no contradiga la agenda mundial, como hizo ayer al decir que el cambio climático no debe ser prioritario?

En fin. Tal vez Zapatero no gane, pero si sigue así, seguro que tampoco lo hace Rajoy. Yo sueño con Llamazares de Presidente y me levanto con una sonrisa, pero sé que eso tampoco va a pasar.

Así que, visto lo visto, empiezo a admitir apuestas (ya saben, en forma de caña, que la economía de un becario hipotecado no da “pa” más): la lista más votada será la del PSOE, pero como empieza a ser tradición en España, por deméritos del PP más que por su saber hacer.

1 comentario:

MalFet dijo...

Como decía Einstein: "Todos somos muy ignorates, lo que ocurre es que no todos ignoramos las mismas cosas".

El caso es que el tema del medio ambiente no está todo dicho. Es cierto que el desconocer cual es el clima en Sevilla con un día de anticipación no implica desconocer si la tierra se está calentando globalmente (pese a quien pese la atmósfera sigue siendo un sistema caótico). En ningún momento se negó el cambio climático. Pero tampoco es cierto que se halle consenso en la comunidad científica en cuanto a la causa del cambio climático.

Estudios poco divulgados (quizá por razones políticas) apuntan a que el responsable del calentamiento global está relacionado más con el ciclo solar (y su influencia en la formación de nubes bajas) que con el efecto invernadero.

Lo curioso es que luego unos tipos que dudosamente saben todo esto ideen un lema propagandístico diciendo "no le hagas caso a tu primo, haz caso al mundo". Comparando a cualquier primo con un reconocido catedrático de física y dando por hecho que el resto del mundo piensa lo contrario y que la cosa está demostrada.

Nótese que Bush pasó del protocolo de Kioto, que si bien no sea un ejemplo a seguir si es otra voz disonante. Y todos reconocen que si el culpable es el efecto invernadero, lo que se está haciendo hasta ahora no servirá para cambiar nada. Vamos, que lo de salvar el mundo parece más bien maquillaje.

No obstante Rajoy se excedió con la declaración y los medios no perdonan. El día siguiente se retractó en la gravedad de su afirmación pero no en el contenido de fondo (lo cual me parece loable). Ahora, a mí personalmente, el que reconozca su ignorancia y consulte el asunto con un catedrático de Física me reporta confianza, que quieres que te diga.