martes, 17 de julio de 2007

HumanitarianNet


La semana pasada asistí a un curso de verano sobre conflictos varios en la universidad de Deusto, y la verdad es que resultó realmente interesante. Su interminable nombre, este: Multidisciplinary Perspectivas on Peace and Conflict Research: A View from Europe.

Aquello fue, sobre todo, un meeting. Pues el centro bilbaíno se ha articulado en red con otras universidades para realizar estudios sobre conflicto y, por qué no, encuentros como el que me tuvo ocupado casi todas las mañanas de la semana 28 del año (las tardes no, porque había que formar parte de esas universidades para estar en las mesas redondas).

Resumir todas las ponencias es imposible sin aburrir (más), así que me limitaré a señalar que Federico Mayor Zaragoza estuvo bastante bien, que Betul Celik me resultó especialmente interesante porque planteó su exposición sobre el conflicto kurdo en Turquía de un modo familiar, y que Eduardo Ruiz Vieytez dio una explicación sobre el conflicto vasco a los presentes, de casi 20 nacionalidades, realmente sobresaliente.

Me resultó imposible asistir a la última jornada (ya contaré por qué, pero hay que dar un poquito de misterio al tema, ¿no?), así que me quedé sin despedirme de esa gente que celebras conocer porque así uno no se siente tan sólo en su rareza. Lo cojonudo es que tuviera que enterarme vía Barcelona gracias a otra compañera de raras aficiones (conflicto, política, comunicación... ¡qué pereza!): gracias, Cristina.

(en la fotografía aparecen, de izquierda a derecha, Carles Feixa, que ha realizado una investigación sobre los Latin Kinas y Latin Queens en Barcelona que dejó a todos con la boca abierta; Glenn Bowman, mejor moderador que ponente y un innegable madurito interesante; y Hans-Joachim Heintze, que estiró demasiado el chicle de las cortes internacionales)

1 comentario:

Actualmente... dijo...

Pues felicidades por la asistencia al curso, Iker, ya sabes que los que te pasamos la información y no pudimos asistir ansiamos la valiosísima información que de sobras sé que tienes entre tus papeles. Ya irás contando...
En cuanto a comentar este tipo de enventos, ¿qué podemos decir los que creemos en la necesidad de este tipo de espacios que muchos ya han bautizado como 'peace ground'? Que son necesarios, que debería haber más, que deberían promocionarse aún más... y lo más importante, que debería haber un compromiso político firme en la ejecución de las interesantes (ya me avanzo antes de conocerlas!) conclusiones a las que se llega cuando se debate y conserva desde la educación y la prudencia.
Saludos y felicidades de nuevo por 'haber estado allí e incluso tomar notas'.
Cris